DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

Vacaciones: 5 ideas para estimular la creatividad de tus pequeños

Blog Single

La creatividad es la capacidad que tenemos las personas para inventar o crear una cosa, una imagen, una canción o una sensación. Es la capacidad de generar nuevos conceptos  o encontrar formas innovadoras de leer y conectar lo que ya conocíamos con el fin de producir nuevas ideas o propuestas.

En los primero años de nuestros hijos es importante fomentar su desarrollo físico, emocional e intelectual a través del juego y la exploración, maneras simples pero efectivas de estimular además su creatividad,  y junto con ella la imaginación, intuición, confianza en sí mismos y una buena forma, también, de asegurar el comienzo del correcto desarrollo de una serie de habilidades que fortalecerán la construcción de una inteligencia emocional saludable,  una de las partes más importantes del ser humano.

Pero qué complicado y serio suena este asunto ¿no? y es que la verdad, lo es. Las experiencias tempranas de nuestros hijos marcarán las etapas siguientes y serán la base de los adultos en los que se convertirán y por lo tanto deben ser adecuadas para su edad, tiempos y necesidades.

Pero tranquila, esta no es una nota super científica llena de datos que debas imprimir y pegar en la refri para nunca olvidarlos, sólo es un amable recordatorio de que todo lo que haces con y para tus hijos es importante y puede ser hecho en casa, con cosas que encuentres en un parque o en la playa o en una visita al río y que debe ser sencillo, rico y sobre todo divertido. No es necesario que gastes más de lo que tienes,  vendas un pulmón o consigas un trabajo de dí, otro de tarde y un tercero de madrugada, porque 

La palabra clave  es creatividad y acá te damos  5 ideas super fáciles de lo simple que puede ser ayudar a tus hijos a desarrollarla y de paso, para ejercitar la tuya.

 Pinturas sorprendentes. ¿Por qué limitarnos a usar sólo pinceles para una obra pictórica? ¿Y si nos atrevemos a más? .Puedes buscar un matamoscas viejo,uon poco de plástico de burbujas, unos moldes de galletas que ya no uses en la cocina, frutas y verduras, hojas y flores o simplemente usar manos y pies para crear una obra de arte super creativa y definitivamente divertida. Pinta sobre papel, cartón o tela y haz con eso papel de regalo, individuales, manteles o un hermoso cuadro para regalarle a los abuelos. 

Conchitas y caracolas. Con este calor seguro irás a la playa y tus hijos pedirán aventura y mucho juego. Tan pronto se cansen de jugar en el agua (si es que eso sucede, claro), propón un paseo para recolectar tesoros marinos. Junta todas las conchitas y caracolitos que puedas y llévalos contigo a casa. Debes lavarlos bien para evitar malos olores y una vez que estén limpios y bien secos podrán hacer todo lo que se les ocurra, como pintarlos y convertirlos en divertidos colgantes para el patio o una bonita ventana,, decorar el exterior de una maceta o la base de unja mesita de café.

Transformación del agua.  Ya hemos sugerido alguna vez el uso de hielos pigmentados para pintar, pero imagina una gran cubo de hielo de color esperando ser intervenido por tus hijos y sus manos curiosas. Busca una batea amplia (la más grande que quepa en tu congelador) y llénala con agua de color. Cuando se convierta en una bloque duro como la roca desmóldalo en el patio o sobre un plástico grande dentro de casa y usa las herramientas que tengas a mano como cucharas de metal y de madera y todo lo que sea seguro usar por tus hijos. Puedes ocultar piezas pequeñas en el interior del bloque para que usen su ingenio, su fuerza y habilidades motrices para llegar a ellas. Este es el momento para recordarles que antes el hielo fué agua y así fomentar la conversación, nuevas ideas,  la comprobación de las mismas.¡ Bienvenido el pensamiento científico!.

Camino sensorial. Para esta experiencia vas a necesitar recipientes amplios y resistentes al peso del cuerpo de tus niños. Escoge con cuidado los materiales con los que vas a trabajar, teniéndo en cuenta que deben verse y sentirse distintos entre si, como por ejemplo harina, arena, fideos crudos, agua, engrudo, telas de distintas calidades, algodón, menestras, hojas secas, etc. Llena los recipientes y ponlos en fila. Con los pies calatos, deja que exploren el camino y sientan conscientemente el mundo desde sus pies. Deja que ellos propongan materiales creativos que generen nuevas sensaciones y anímate a probarlos tu también.

Dvd¨s y cintas, reflejos y colores. Busca entre tus películas  esas que ya viste muchas veces o las que ya ni se ven por las rayas que mágicamente aparecieron en ellas y consigue unas cintas de colores (también puedes usar lana o papel). Pega un extremo de las cintas a los discos y cuando tengas muchas, cuélgalas desde el techo o ventana. Verás que si les da el sol, el reflejo de la luz en el dvd creará una sensación mágica dentro de casa y las cintas de colores  moviéndose con el viento serán una imagen sencillamente deliciosa.

Cosas simples, fáciles de conseguir y que no cuestan grandes cantidades de dinero son las que puedes usar para incentivar el desarrollo de la creatividad de tus hijos y la tuya también.