DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

Despierta su creatividad con nuestra historia: ¡Visita Caral!

Blog Single

Este verano seguro ya tenemos memorizadas las rutas más rápidas hacia las playas de Lima y estamos listos para escapar rápidamente de la locura de la ciudad y su calor. Tenemos claro lo qué hay en los centros comerciales, cuál está más cerca de casa, los horarios familiares de los cines y hemos mapeado los días en los que hay 2x1 en los lugares que más nos gusta visitar, pero ¿cuánto conocemos de la historia de nuestro suelo y su gente?.

Hablamos (no hace mucho) sobre hacer visitas a los museos y lo increíblemente provechosos que éstos pueden ser si nos acostumbramos a consumir la cultura bajo una mirada  expectante y dispuesta a sorprenderse con todo lo que nos rodea. El Complejo Arqueológico de Pachacamac, la Huaca Pucllana, el Conjunto Parque de las Leyendas (Complejo Maranga) o visitar cualquier otra de las 54 Huacas de la ciudad de Lima, podría permitirnos imaginar un poco mejor la forma en la que vivieron nuestros antepasados. Pero no sólo Lima  y sus Huacas o Cuzco y su magia son lugares que debes visitar. Así como estos, hay muchos otros a lo largo de nuestro territorio que vale la pena conocer, por ejemplo Caral. ¿Oíste hablar de Caral alguna vez? Seguro que si, pues es uno de los referentes culturales más importantes de América y su historia precolombina.

A 185 km al norte de Lima, en el Valle del Río Supe, en la provincia de Barranca, se desarrolló la cultura Caral, considerada la más antigua de américa. Según los cálculos de los estudiosos, la civilización de Caral se desarrolló entre 2.600 y 1.500 años antes de Cristo y sus orígenes se remontan al Período Arcaico Tardío de los Andes Centrales. Caral tiene casi  5,000 años de edad y si la ubicamos dentro de un contexto de la historia de la humanidad, fue contemporánea con las civilizaciones de Egipto, Mesopotamia, India y China, siendo incluso más antigua que Los Olmecas en México. ¿Te habías puesto a pensar  que desde hace tanto tiempo estamos caminando sobre la tierra haciendo cosas maravillosas como construcciones impresionantes  y tejidos fabulosos?. Somos tan fantásticos como todas esas otras civilizaciones de las que leemos en libros durante nuestro paso por el colegio (y después también, claro).

Caral es una ciudad construída en una terraza desértica  con una vista privilegiada del valle del río Supe, verde, fértil e imponente. Una extensión de más de 60 hectáreas albergó hombres y mujeres de una civilización básicamente teocrática con la capacidad de construir una ciudad  que hasta hoy perdura después de casi cinco milenios.

 

¿Ya te sientes intrigada y llena de curiosidad?. ¡Pues decídete a viajar!.

Si tienes libres algunos días  y quieres conocer la Ciudad Sagrada de Caral y saber  un poquito más de nuestra historia,  sólo es necesario hacer las mochilas, revisar que tu auto esté en óptimas condiciones o que el bus que vas a abordar cumpla con todas las normas de seguridad y  enrumbar por la carretera Panamericana Norte hasta el kilómetro 184, donde encontrarás un cartel que será tu señal para el desvío hacia el complejo arqueológico.

 

Como sabemos que te parece un super plan,  aquí te dejamos una recomendaciones para tu viaje y  un link que te lleva a la página del Ministerio de Cultura, la que te brindará  toda la información que necesitas para llegar.

https://www.zonacaral.gob.pe/conoce-caral/como-llegar-a-caral/

 

TIPS:

  1. Lleva bloqueador y aplícalo cada dos horas, incluso si el día no está muy despejado (los rayos ultravioleta y la radiación están ahí aunque no los veas).
  2. Gorro, sombrero o gorra son indispensables para protegernos del sol y del calor.
  3. Lentes oscuros por protección UV.
  4. Una mochila con capacidad suficiente para llevar agua y algunos alimentos.
  5. Zapatillas que te permitan caminar grandes distancias.
  6. Cámara de  fotos para inmortalizar  el paisaje, las construcciones y todo aquello que te parezca relevante.   

 

 Sólo  queda desearte un buen viaje y pedirte que te animes a compartir tus fotos.