DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

La diferencia entre "consecuencia" y "castigo"

Blog Single

A todas nos ha tocado lidiar con travesuras, travesuritas y travesurotas; la pregunta es cómo debemos reaccionar y corregir a nuestros pequeños. Algunos padres utilizan el castigo para hacer entender a sus hijos que lo que hicieron estuvo mal, pero ¿será esta la forma correcta de hacerlo?

Muchas veces el castigo impuesto no guarda relación con el acto cometido, así que es poco probable que utilizando este método logremos que nuestros hijos entiendan por qué estuvo mal lo que hicieron y cómo deben enmendar su error.

Mamá explicándole a su hijo una consecuencia.

 

Por otro lado, a través de la consecuencia, el niño empezará a entender que todo acto que realice, tiene un resultado, y si el resultado es negativo debe asumir las consecuencias. Así, poco a poco desarrollará conciencia acerca de sus actos.

 

Recuerda estos puntos importantes:

 

  • Tener las reglas de casa establecidas para todos los miembros de la familia, así el pequeño sabrá qué debe hacer, en qué momento y cómo.

  • Las consecuencias deben estar siempre relacionadas con la falta que cometió, por ejemplo si sabe que no debe jugar en el lavadero del baño porque puede mojar el piso, debemos enseñarle cómo limpiarlo para que entienda las consecuencias de sus actos.

  • Las consecuencias deben ser inmediatas. Si hoy no ordenó su cuarto, no podrá salir hasta que lo arregle, no vale ordenarlo mañana o pasado.

  • Hay que tener en cuenta que la consecuencia debe tener relación con la gravedad de la falta. Es importante no sobrepasar los límites.

  • Una vez que las consecuencias fueron aplicadas, no debemos volver a tocar el tema de la falta, sacárselo en cara o hacerlo sentir culpable. Lección aprendida, falta olvidada.

 

Recuerda que buscamos lograr que entiendan que todo acto tiene una consecuencia, no que perciban estas como castigos. Estamos seguros de que con estos tips, poco a poco, irán disminuyendo las travesuras. 

 

¡Saludos mamis!

 


Fuente: Bosque de Fantasías