DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

Familia ecológica: 7 formas para incluir a los niños en el cuidado del medio ambiente

Blog Single

Las mamás, y por supusto también los papás, somos el referente de nuestros pequeños en muchas cosas, entre ellos, en el respeto y cuidado del medio ambiente; si nos ven realizando acciones ecológicas, ellos copiarán lo que hacemos. Existen muchas formas de inculcarles la importancia de reducir, reutilizar y reciclar de forma entretenida ¡Lo mejor de todo es que podemos hacerlo en familia!  

Nuestros peques siempre están observando lo que hacemos, por ejemplo, se darán cuenta si solemos apagar las luces cuando no hay nadie en una habitación o si usamos bolsas de tela en lugar de las de plástico. Por eso es importante empezar nosotras mismas a cuidar el medio ambiente para que ellos emulen lo que hacemos.

Lo mejor es que todas estas acciones conjuntas fortalecerán el vínculo padres-hijos, ya que serán actividades que involucren a todos los miembros de la familia. A continuación te compartimos estas 7 ideas para hacer que tu familia se convierta en una "familia ecológica":

 

1. Reducir la basura que generamos


Tan importante como reciclar es reducir la cantidad de basura generada. Por ejemplo, podemos limpiar y reutilizar las bolsas de plástico, el papel de aluminio, o los botes de cristal. El papel podemos colocarlo en un montoncito y aprovecharlo hasta que no se pueda escribir más en él. En todos los casos, si tenemos reservado un contenedor para cada residuo, una vez que ya no lo vayamos a usar más, podremos reciclarlo.

 

2. Crear una habitación "verde"

 

Si pintamos de un color claro las paredes, la luz se reflejará mejor. En nuestra habitación "verde" podemos colocar bombillas de bajo consumo o poner lámparas en las esquinas que proyectan mejor la luz y así ayudan a ahorrar electricidad. En nuestra mesa de estudio también podemos crear una bandeja reciclada para depositar el papel que no esté utilizado del todo, antes de llevarlo a reciclar.

 

3. Hacer el mercado o las compas con bolsas de tela

 

Para hacer bolsas de papel es necesario cortar árboles y para las de plástico se emplea petróleo; no siempre las bolsas se reciclan y causan daño al medio ambiente. Las bolsas de tela son bonitas, más resistentes y no dañan al medioambiente, las puedes llevar en el coche para cuando vayas a hacer la compra o tenerlas en casa y llevarlas al hacer los recados.

 

4. Ahorrar agua

 

Como mamis, siempre estamos preocupadas por la higiene de nuestros peques, pero hay que enseñarles que cuando se estén lavando las manos, cierre el caño, para que no se desperdicie agua. De gual manera, cuando se lave los dientes utiliza un vaso con el agua que vayas a emplear. Y sobre todo recuerda poner un par de botellas de 1 litro de agua en la cisterna para ahorrar agua.

 

Es muy importante tener las manos limpias y cepillarse los dientes después de cada comida, pero no a costa de gastar mucha agua. Sé consciente de toda el agua que malgastas dejándola correr mientras te cepillas y compárala con la que has recogido en el vaso. 

 

5. Ducharse en lugar de bañarse

 

Cuando nos duchamos ahorramos la mitad de agua que si nos bañamos. Bañarse es un lujo, así que lo mejor es reservarlo como mucho a una vez al mes. Y si lo ahorras, ¡llevas más puntuación!

Los baños son relajantes y se está muy calentito en el agua, pero puedes conseguir una sensación similar más considerada con la naturaleza como es la de arroparte con una mantita.

 

6. Ahorrar electricidad

 

Para ahorrar electricidad podemos apagar las luces cuando salimos de una habitación a la que no vamos a volver, apagar la tele cuando no la vemos y también los interruptores de los ladrones antes de acostarnos.

 

La mayor parte de la electricidad se genera en centrales que lanzan residuos de carbón al aire y emplean para generarla carbón y petróleo que son irremplazables. Con tan poquito esfuerzo y aunque no lo creamos estaremos reduciendo hasta un 10% el consumo de nuestra factura de la luz gracias a éstos pequeños pilotos.


7. Jugar con materiales reciclados y crear juguetes a partir de objetos que vamos a tirar

 

Jugar con una casa de cartón reciclado o construir una es muy divertido, no sólo porque pueden imaginar cualquier situación, sino porque pueden jugar a poner sus normas ecológicas, colocar sus contenedores de colores en las paredes y decorarla con los objetos del ¡cajón del reciclaje que tenemos en casa! De nuevo los niños aprenderán que los objetos pueden tener una segunda vida.

 

 

Mientras más temprano empieces a inculcarle a tus pequeños la importancia de respetar a las plantas, los animales, el aire, el agua, etcétera, más consciencia tendrán de grandes sobre el cuidado del medio ambiente. 

 

Fuente: todopapas.com