DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

Aburrirse no es aburrido: menos tablet, más juego

Blog Single

Llenar cada espacio libre de tiempo para que los niños "no se aburran", parece ser la consigna de toda madre moderna por excelencia. De pronto, miles de apps educativas, videítos y pelis que puedes ver desde tu celu, aparecen como “salvación” para mantener entretenidos a "los bébes" durante su día. Porque si los llevas al parque tal vez se ensucien o se caigan o les de un aire. O si les quitas el teléfono justo antes de dormir tal vez les dé un ataque peludo y entonces no duerman. Y, que no se te ocurra apagar la tablet justo cuando van a comer… porque ¡Uff, se pudrió todo! El efecto hipnótico de la pantalla multicolor se acabó y quizás este sea el día en el que por fin se den cuenta que están comiendo espinacas con brócoli y zapallo y te pregunten por qué no tienen su cajita felíz de  Mc’Donalds.

Los aparatos tecnológicos le han ganado el lugar al juego al aire libre, al intercambio de ideas en un té con las muñecas o a una batalla campal entre my Little Ponny y Ben 10. Han desplazado al  ejercicio mental que hacen los niños al armar un rompecabezas, a la sensación increíble de dibujar o pintar, a lo maravillosamente productivo que puede ser un momento de aburrimiento un jueves por la tarde, después de haber terminado las tareas del cole.

¿Te acuerdas cuando eras una niña y tus papás te invitaban a pasear en el auto un sábado para visitar a los abuelos? Ir a buscar algo que se necesitaba para la casa o simplemente  bajar a la costa verde a ver el mar y tirar piedritas en la playa era una aventura tan emocionante como el camino que debías recorrer para llegar a tu destino, mirando con sorpresa los pisos más altos de los edificios de la ciudad, contando todos los autos rojos que alcanzabas a ver por la ventana para ganarle a tu hermana o atormentando a tus padres mientras cantabas en tu inglés al mejor estilo washanwer los grandes éxitos  de Madonna o Michael Jackson.

Nunca necesitaste una peli para el camino o un vieojuego, pues lo que pasaba afuera ya era interesante.

¿O recuerdas esa vez en la que te pasaste la tarde destruyendo el jardín al mismo tiempo que construías una ciudad subterránea para tus hamsters? Mientras tu mamá trataba infructuosamente de recuperarlos de la parte más alta de la cortina de su cuarto, porque los pobres roedores tenían otros planes y harían hasta lo imposible para escapar.

Y esas noches cuando esperabas con desesperación calladita el sonido de las llaves de tu papá abriendo la puerta de regreso de la oficina (previa parada estratégica en la librería del barrio), para traerte un nuevo block de dibujo llenito de hojas blancas esperandote a ti y a tu talento, porque el tuyo se acabó justo 5 minutos antes.

¿En qué momento  ser un niño se volvió aburrido?  Esos espacios en los que "no tienen con qué jugar" o "no tienen nada que hacer", se han vuelto una responsabilidad más para ti y para internet, cuando  son oportunidades maravillosas para que ellos descubran su potencial creativo, sus muchas capacidades y desarrollen su talento. Poner las manos en la masa, siempre será mejor que ver cómo otros lo hacen por ellos.

Tocar, construir, diseñar, conversar y contar historias son formas de "hacer" para entender el mundo que los rodea y construir sus propios universos. Y darte el tiempo para hacerlo juntos, es mejor aún.

Correr, sudar como locos y llegar inmundos y apestosos, es lo que se espera de un niña y un niño que jugaron afuera a las chapadas como si su vida dependiera de ello. Fueron los más rápidos, los más intrépidos y al final de la tarde salvaron a todos sus compañeros. Y las gotas de sudor que surcan la mugre de sus cachetes colorados, sirven como certificado de desarrollo de su imaginación.

Pero si el día está muy frió y lluvioso o el sol es tan fuerte que no es tolerable, pues juntar revistas viejas, papeles, lápices, pintura, un montón de escarcha, lentejuelas y goma es siempre una opción productiva y positiva para despertar y desarrollar su talento.

Hora de apagar la compu y ponerte manos a la obra.