DISTRIBUIDORES

* Complete todos los campos

CLUB MAESTRO

* Complete todos los campos

9 situaciones por las que deberías considerar cambiar a tu hijo de colegio

Blog Single

Ver a mi pequeño triste o desganado me parte el alma, sobre todo cuando no encuentra las palabras para expresar lo que le pasa. Y si todo va bien en casa, en lo siguiente en lo que debes pensar es el colegio, quizás algo pasa ahí, desde problemas con la educación hasta falta de empatía con los pequeños, te precisamos 9 situaciones que deben hacerte evaluar la posibilidad de un cambio.

Antes de elegir el colegio hay que informarse mucho sobre los centros, sus instalaciones, su metodología y sus valores para elegir lo mejor posible. Infórmate bien antes de escoger el colegio perfecto para tus hijos. Sin embargo, puede que aparezcan situaciones que te hagan evaluar un cambio, aquí algunas de ellas:

 

1. Problemas con la enseñanza


Puede ser que notemos que nuestro hijo no está aprendiendo mucho o su nivel es bajo. Ya sea porque el nivel del centro no es el esperado o porque consideremos que nuestro hijo necesite un colegio con mayor nivel, si observas que el niño se aburre y no aprende o las soluciones que te brinda el cole no te terminan de convencer puedes buscar otro lugar para su educación escolar. Y si la metodología no es la que deseas, puede informarte de qué tipos de pedagogía o métodos utilizan en otros centros.

 

2. Muchos deberes

 

Algunos padres creen que sus hijos traen demasiados deberes para hacer en casa y que, si ellos no les ayudan, no conseguirán alcanzar el ritmo de la clase. Igual que exponíamos un nivel bajo para nuestros hijos, puede que el nivel de exigencia de otros centros sea más alto del que consideramos necesario o notemos que el niño está excesivamente presionado o angustiado por estos motivos. Lo primero es hablar con el centro educativo y exponer la situación para saber si algo no está funcionando bien o nuestro hijo está saturado por algún motivo.

 

3. No logran que tu pequeño o pequeña se integre


Si notas que tu hijo está agobiado, se comporta diferente, no tiene ganas de ir al cole, está triste o no habla ni menciona nada divertido de juegos con amigos en el cole y cosas así, debemos prestar especial atención: puede que no se sienta a gusto con sus compañeros de clase, es más, puede que esté siendo víctima de bullying y esto es algo muy serio. De ser así, hay que hablar con el centro y exigirles que frenen esa situación y proteger a la víctima.

 

Cambiar de colegio a un niño que sufre acoso escolar no es la medida directa para solucionar el problema, sin embargo, si el problema no se resuelve bien o el niño se sigue sintiendo mal y está sufriendo, un cambio de aires puede venirle bien. De igual manera, si tu pequeño o pequeña no logra integrarse bien con sus compañeros lo primero será tratar de detectar por qué le ocurre, buscar ayuda profesional si es necesario y, en última instancia, plantear un cambio de colegio.

 

4. Existe otro colegio que enseña materias de interés de tu hijo


Si tu hijo empieza a desarrollar un gusto especial por alguna materia en concreto, como puede ser inglés o música, y quieres que se forme bien en esos campos, puedes barajar la posibilidad de llevarle a un colegio donde pueda desarrollar esa habilidad de cara al futuro, como un colegio bilingüe o uno experto en educación musical.

  

5. Necesidades especiales

 

Puede que nuestros hijos tengan necesidades eduactivas especiales que el centro no pueda proporcionarnos, o queramos que vayan a colegios donde las atenderán mejor.

 

6. Pocos niveles educacionales


A veces inscribimos a nuestros hijos en centros que van de los 0 a los 3 años, o que se acaban al finalizar la primaria. En esos casos, cuando tu centro no ofrece el siguiente nivel eduactivo, tienes que cambiar a tu hijo a otro centro.

 

7. Tu niño no es feliz


Hay veces que el niño simplemente no es feliz en el colegio, ya sea por alguno de los motivos anteriormente descritos o por otros. Como padres, y con ayuda del personal del colegio y también ayuda profesional para saber qué problema hay detrás de ese sentimiento, debemos intentar solucionar esta situación antes de cambiarlo de colegio, pero si resulta imposible debemos hacer lo que resulte mejor para el pequeño.

 

8. Cambio de barrio o ciudad


Cuando nos vemos obligados a cambiar de residencia por algún motivo, como puede ser el trabajo, no nos queda más remedio que trasladar a nuestro hijo a otro centro educativo. En este caso, habla con él y explícaselo desde el principio para que lo entienda y no le resulte tan duro dejar atrás su cole.

 

9. Falsos mitos


No debemos temer que el niño no se adapte, porque seguramente lo hará. De todas maneras, siempre hay que hablar con él para que lo entienda y vaya preparándose. Tampoco debemos creer que todos los colegios son iguales, porque no lo son. Debes fijarte en los que se adapten mejor a todas las necesidades y requisitos que consideres más importantes.

 

Si el niño está pidiendo un cambio de colegio debemos escuchar e intentar comprenderle, pero nunca hacerlo por un simple capricho. También debemos prestar atención porque, aunque él no lo pida, puede que necesite cambiar de colegio, ya bien sea por temas académicos o problemas con los demás niños que no lleguemos a lograr solucionar con ayuda del personal del propio cole.

 

Fuente: serpadre.es